domingo, 10 de abril de 2011

La capacidad de representación

PSICOLOGIA del DESARROLLO y del APRENDIZAJE


DELVAL, Juan; “EL DESARROLLO HUMANO”; México; Siglo XXI Editores, 1996


11.  LA CAPACIDAD DE REPRESENTACIÓN


A lo largo de los casi dos años transcurridos desde su nacimiento, que constituyen el período sensorio-motor, el niño ha realizado enormes progresos en su conocimiento del mundo y ha ido adquiriendo capacidades que le permiten actuar e interaccionar con las cosas y las personas, y que constituyen lo que llamamos su “mente” o su inteligencia. Desde cualquier ángulo que los consideremos sus avances han sido enormes en todos los terrenos.
Por ejemplo, es capaz de reconocer por medio de la exploración muchos objetos, de diferenciarlos unos de otros y conoce muchas de sus propiedades. Sabe cómo actuar sobre ellos para lograr sus objetivos: agarrarlos, chuparlos, lanzarlos, golpearlos, poner unos sobre otros. Continuamente explora sus propiedades y descubre aspectos nuevos, desconocidos hasta entonces, puede prever lo que va a pasar cuando suelta algo o cuando lo lanza en una determinada dirección; así puede resolver muchos problemas referentes a los objetos, como meter uno pequeño dentro de uno grande, o desplazar un objeto que dificulta el poder alcanzar otro. Los objetos están situados en el espacio, encima, debajo, delante o detrás, y sabe cómo desplazarse en él, siendo capaz  de dirigirse a distintos lugares, con su marcha todavía insegura, para buscarlos o para trasladarlos. Como los objetos son ahora permanentes, y sabe que siguen existiendo aunque no los vea, puede buscarlos donde los dejó y encontrarlos aunque estén ocultos. Sabe pues mucho respecto a cómo actuar sobre el mundo.
Igualmente ha adquirido notables competencias para relacionarse con las personas. Ha establecido un vínculo con su madre, a la que reconoce, busca, de la que solicita ayuda, y comprende, aunque todavía sea rudimentariamente, sus estados de ánimo, con lo que ha empezado también a entender los límites de esa relación. Sabe pedir las cosas y que éstas no se hacen solas, sino que las hace alguien. Establece relaciones con otros y aprende a hacer gestos de despedida, de saludo y movimientos que facilitan la interacción social que los adultos promueven y refuerzan.
Pero si consideramos todas estas habilidades en sus aspectos más generales podemos darnos cuenta de que, aunque constituyen avances muy notables respecto a lo que era capaz de hacer en el momento del nacimiento presentan muchas similitudes con las que logran otras especies animales y no le diferencian radicalmente de ellas. Faltan todavía progresos que van a distanciar definitivamente a los seres humanos de otros seres vivos.
Una de las principales características de los hombres es la de construir representaciones precisas de la realidad que permiten actuar sobre ellas y anticipar lo que va a suceder. Durante el período sensorio-motor el niño ha ido extrayendo regularidades del devenir de las cosas, lo que le permite saber cómo se van a desarrollar los acontecimientos. Cuando le visten con prendas de abrigo anticipa que va a salir a la calle, o cuando escucha ruidos de agua sabe que le van a bañar. Eso supone ya una cierta representación del desarrollo de los acontecimientos pero que depende directamente de la recepción de estímulos inmediatos relacionados con lo que va a suceder. Por ello constituye todavía una capacidad limitada que no permite evocaciones de acontecimientos alejados.
Pero hacia el final del período sensorio-motor, empieza a manifestarse cada vez más claramente y de forma más pujante una capacidad nueva: la de utilizar medios simbólicos para referirse a las cosas o a las situaciones, sin necesidad de actuar sobre ellas materialmente, y eso es lo que marca precisamente el final de ese período y la entrada en una etapa nueva. La manifestación más evidente de estas nuevas posibilidades es su capacidad para comunicarse con los demás, tanto mediante gestos intencionales como mediante palabras, pues está comenzando a hablar. Pero esa capacidad simbólica no se manifiesta sólo en el naciente lenguaje sino en otras actividades que aparecen ahora: empieza a realizar como juegos y fuera de su contexto habitual cosas que antes sólo hacia en serio, por ejemplo, comportarse como si estuviera durmiendo, o hacer que come algo inexistente. También empieza a imitar situaciones que percibió antes pero que ya no están presentes. Esta capacidad de representación y comunicación se desarrolla a una enorme velocidad durante el segundo año y va a tener una influencia determinante sobre sus avances a partir de este momento. Para mucha gente la capacidad de hablar, el uso de un lenguaje articulado, constituye el rasgo más característico de los seres humanos, que no comparten con ninguna otra especie animal.
El lenguaje abre posibilidades insospechadas al hombre en su capacidad para representarse la realidad o su propia acción y constituye, sin lugar a dudas, un elemento importantísimo de la capacidad cognitiva del hombre. Lo que el lenguaje permite es actuar sobre las cosas de una manera indirecta, por medio de palabras que están en el lugar de las cosas. Pero esto no es exclusivo del lenguaje, sino que hay otras actividades, varias de ellas privativamente humanas también, que presentan las mismas características. Entre ellas se pueden citar el dibujo o el juego simbólico.
Lo característico de todas estas actividades, que globalmente podemos denominar representación, es que por medio  de ellas, en vez de actuar directamente sobre un objeto podemos servirnos de algo que lo sustituye, que está en lugar de ese objeto o acontecimiento, y que podemos significante. El significante está en lugar del significado que es aquello que designa. En vez de actuar materialmente sobre la realidad puede hacerse también de forma simbólica, y por ello la utilización de significantes abre unas inmensas posibilidades al desarrollo psicológico del sujeto hacia mundos alejados en el espacio o en el tiempo, o incluso ficticios y que sólo existen en la mente.

Los antecedentes de la representación

Según Piaget (1946), lo característico de la representación humana es la utilización de significantes diferenciados de los significados que representan. La representación tiene un complicado origen, tanto filogenético como ontogenéticamente, y una cierta capacidad, y una cierta capacidad de representación aparece en otros mamíferos y se produce en los niños ya durante el período sensorio-motor. Que esto sea así no es privativo de la representación pues generalmente las funciones psicológicas no aparecen de modo súbito sino que tienen siempre una larga gestación. Por ello la representación hay que verla en conexión con todas las actividades de extracción e interpretación de la información que el ambiente proporciona. Constituye un aspecto más de la capacidad que tiene el sujeto para construir y organizar el mundo que tiene a su alrededor.
Hacia el segundo o tercer estadio del período sensorio-motor, el niño empieza a ser capaz de reconocer situaciones a partir de tan sólo un aspecto de la situación. Por ejemplo, el niño que está llorando desconsoladamente porque tiene hambre, anticipa que su hambre se va a clamar cuando escucha que se abre la puerta de la habitación, lo cual se va a calmar cuando escucha que se abre la puerta de la habitación, lo cual supone que va a venir la persona que le dará de comer. Igualmente, a partir de la visión de una parte del biberón, aunque no perciba más que un trozo. Poco a poco, va adquiriendo un dominio cada vez mayor en este terreno y va siendo capaz de identificar los objetos a partir de un pequeño fragmento visible. La percepción de una parte del objeto se convierte así en un índice de la presencia de éste. Pero todavía el niño no dispone de una auténtica representación, que sólo se dará cuando significante y significado sean diferentes, pues hasta ahora el significante sólo es una parte del significado.

CUADRO 11.1  La resolución de problemas y los comienzos de la significación


Obs. 180. Meto luego la cadena dentro de la caja de cerillas vacía (en el lugar donde se ponen las cerillas), pero cerrando la caja hasta dejar solamente una rendija de 10 milímetros, Lucienne empieza por volcar la caja; intenta luego tomar la cadena por la rendija. Al no conseguirlo, introduce simplemente su índice en la ranura y consigue sacar un trozo de cadena; tira de su dedo hasta alcanzar la solución completa.
Aquí empieza el experimento en el que deseamos insistir. Vuelvo a meter la cadena en la caja y reduzco la ranura a 3 mm.  Naturalmente, Lucienne ignora el funcionamiento de las cajas de cerillas y no me ha visto preparar el experimento. Solamente posee los dos esquemas anteriores: volcar la caja para sacar el contenido e introducir el dedeo en la ranura para sacar la cadena. Intenta primero este último procedimiento: mete el dedo y tantea buscando la cadena, pero fracasa por completo. Sigue una interrupción, durante la cual Lucienne muestra una reacción muy curiosa, demostrando claramente no sólo que trata de pensar la situación y representarse por combinación mental las operaciones que ha dejado de ejecutar, sino también a función de la imitación en la génesis de las representaciones: Lucienne mira el ensanche de la ranura.
En efecto, mira ésta muy atentamente; luego muchas veces seguidas, abre y cierra su propia boca, al principio un poco y después cada vez más. Al abrir su propia boca, Lucienne expresa, o sí se quiere refleja, su deseo de agrandar la abertura de la caja: este esquema de imitación, familiar para ella, constituye el medio de pensar la situación. A ello se añade, sin duda, por otra parte, un elemento de causalidad mágico-fenomenista o de eficacia: así como emplea con frecuencia la imitación para actuar sobre las personas y hacerles reproducir sus gestos interesantes, es probable que el acto de abrir la boca ante la abertura que hay que agrandar implique alguna idea subyacente de eficacia.
Inmediatamente después de esta fase de reflexión plástica, Lucienne introduce sin vacilar su dedo en la abertura y, en lugar de intentar como antes alcanzar la cadena, tira de manera que la abertura se agrande: lo consigue y toma la cadena,
Durante las pruebas siguientes (la abertura sigue siendo de 3 mm) vuelve a hallar inmediatamente el mismo procedimiento. En cambio, Lucienne no es capaz de abrir la caja cuando ésta se halla completamente cerrada. Tantea, tira la caja al suelo, etc., pero fracasa.
Tomado de Piaget, 1936, pp. 255-256.

La imitación desempeña un importante papel en la génesis de esta capacidad representativa, y el niño va a utilizar representaciones motoras antes de utilizar otras más abstractas. Piaget (1936) ha recogido una observación, realizada sobre una de sus hijas, en la que la niño, que todavía no habla, y está tratando de resolver un problema consistente en abrir una caja de cerillas, abre y cierra la boca, como para representarse ese movimiento de apertura de la caja de cerillas que está tratando de realizar y a continuación logra agrandar la abertura de la caja. Se trata todavía de un significante motor, realizado con el propio cuerpo, para representar el movimiento antes de que se haya producido (véase el cuadro 11.1).
A partir del quinto estadio y, sobre todo, en el sexto estado del período sensorio-motor, las manifestaciones de esa capacidad de representación van haciendo cada vez más claras y abundantes. Fue mérito de Piaget darse cuenta de que hacia ese momento aparecen diversas manifestaciones de esa capacidad de representación, a la que denominó función simbólica o función semiótica. Pero antes de ver sus distintas formas vamos a referirnos a los tipos de significantes.

Diversos tipos de significantes

Ver un fragmento de biberón y reconocer que el biberón está allí, ver una mano que aparece por la rendija de la puerta y anticipar que hay una persona que va a entrar, utilizar un signo “+” para representar la adición, o emplear la palabra “coche” para referirse a un coche, implican modos de representación muy diferentes. Piaget establece una clasificación de los tipos de significantes de acuerdo con su grado de conexión con lo que designan, apoyándose en las ideas que el gran lingüista suizo Ferdinand de Saussure (1916) expuso en su Curso de lingüística general.
Según el grado de conexión entre significante y significado, pueden distinguirse tres tipos de significantes. Cuando significante y significado no están diferenciados, sino que el significante es un trozo, una parte, un aspecto, una consecuencia, o algo que va indisolublemente unido al significado, se habla de índices o señales. Si encontramos trozos de pan roído, podemos inferir que tenemos un ratón en casa, la presencia de humo nos hace suponer que se ha producido un fuego y la existencia de ruidos en la habitación contigua nos hace presumir que hay alguien en ella. En todos estos casos, estamos interpretando algo a partir de un elemento de la propia situación y hablamos, entonces, de índices o de señales. En ellos el significante y el significado están estrechamente asociados y, en sentido estricto, su interpretación no constituye una manifestación de la capacidad de representación, pero sí un primer paso hacia ella. Los animales se sirven con mucha frecuencia de índices o señales.
El significante puede ser independiente del significado pero guarda una cierta conexión con él, una “relación motivada”, y en ese caso se habla de símbolos. Los dibujos o las fotografías se pueden considerar como representaciones simbólicas de los objetos que representan. Un dibujo de una casa no es una casa, no forma parte de ella, pero guarda una relación de semejanza estrecha, aunque represente en dos dimensiones el objeto tridimensional. En el llamado “juego simbólico”, el niño que utiliza una caja de cartón unida a una cuerda para representar un camión, que se sirve de un palo que coloca entre sus piernas indicando que se desplaza como un caballo, o que utiliza un palillo de dientes para jugar a los médicos y poner una inyección, está empleando en todos los casos símbolos que él ha construido. A veces la conexión es más indirecta, como cuando se representan la justicia por medio de una mujer que tiene los ojos tapados y lleva una balanza y una espada en las manos. La relación, en este caso, es más metáfora tratando de referirse a la independencia de la justicia (los ojos tapados) y el equilibrio (manifestado a través de la balanza) y el castigo (la espada).
Pero además, puede haber significantes que sean completamente arbitrarios y que se han establecido mediante una convención o que son producto de un largo proceso histórico de tal manera que ya no existe ninguna relación clara entre significante y significado. En este caso, dentro de la tradición de De Saussure, se habla de signos. El ejemplo más importante lo constituyen las palabras del lenguaje, o su representación gráfica, el lenguaje escrito. Las palabras que no son onomatopeyas (en donde existe una relación motivada entre significante y significado) son significantes arbitrarios. Entre la palabra “bicicleta” y una bicicleta no existe ningún tipo de relación, como tampoco la hay entre la palabra “mesa” y una mesa que, igualmente, se podría llamar “same”, “table”, “tàvola”, o “pupo”. Lo que habitualmente se llaman “símbolos matemáticos” son igualmente ejemplos de signos, de acuerdo con la terminología y la caracterización que estamos empleando, ya que no existe ninguna relación entre una “X” y la acción de multiplicar.
Como se ve hay una continuidad en el grado de conexión entre significantes y significados, y es difícil establecer cortes en un determinado punto. Lo que resulta claro es que hay un continuo de relación entre significante y significado que va de los índices y señales a los signos y que hay casos intermedios que pueden situarse entre uno y otro. Muchos de los símbolos o signos que se utilizan en los planos de arquitectura o en los mapas geográficos tienen un carácter que puede llevar a situarlos entre los signos y que hay casos intermedios que pueden situarse entre uno y otro. Muchos de los símbolos o signos que se utilizan en los planos de arquitectura o en los mapas geográficos tienen un carácter que puede llevar a situarlos entre los signos o los símbolos porque su relación con lo que designan es más o menos estrecha.
Para ser vehículos de comunicación interpersonal, los signos necesitan ser colectivos ya que, como son arbitrarios, si no fueran compartidos, no podrían ser entendidos por los oros. Tienen que establecerse convenciones para que los signos sean comprendidos por otras personas. Los símbolos, en cambio, pueden ser individuales o colectivos y, en muchos casos, al estar motivados se reconoce fácilmente aquello que está designado. Frecuentemente, las formas de representación simbólica tienen un entronque con características de grupos sociales, con las tradiciones de éstos, o incluso de toda la especie humana y, los símbolos, son compartidos por grandes grupos humanos, incluso sin haber sido nunca aprendidos conjuntamente. Jung se ocupó mucho de rastrear ese carácter colectivo y universal de los símbolos. Los símbolos oníricos, es decir, los que se producen en los sueños, aparecen en muchas personas y son susceptibles de ser interpretados, como ha pretendido el psicoanálisis y otras escuelas de psicología, y otras formas de representación también tienen algunos fundamentes que los ligan a características generales del psiquismo humano. El estudio de las formas de significación es un campo muy complejo, del que todavía sabemos muy pocas cosas y que puede depararnos grandes sorpresas, ya que hay muchos símbolos que sin ser directamente aprendidos, son comprendidos por todos nosotros, probablemente porque se ligan a características psicológicas, o incluso biológicas del hombre.

CUADRO 11.1 La capacidad ed representación


La capacidad de representación consiste en la posibilidad de utilizar significantes para referirse a significados. El significante está en lugar de otra cosa, a la que se refiere, designa a ese significado, que puede ser un objeto, una situación o un acontecimiento. La utilización de significantes abre inmensas posibilidades al pensamiento y a la capacidad de actuar sobre la realidad. El sujeto no tiene que actuar materialmente sobre la realidad, sino que puede hacerlo simbólicamente. Esta capacidad permite la construcción de representaciones o modelos complejos de la realidad. Los significantes pueden ser de tres tipos: índices o señales, símbolos y signos. Piaget denomina a esta capacidad función semiótica

SEÑALES O ÍNDICES

El significante está directamente ligado al significado, bien porque es una parte de él o porque ambos están ligados y se producen juntos. Por ejemplo, el humo es una señal o índice de fuego, la aparición de una mano es un índice de la presencia de una persona.

SÍMBOLOS

El símbolo guarda una relación motivada con aquello que designa. Por ejemplo, el dibujo de una casa es un símbolo de la casa, la indicación de una línea ondulada en una carretera indica la próxima presencia de una curva, el niño que cabalga sobre un palo lo está utilizando como símbolo de un caballo. El juego simbólico infantil se caracteriza por la utilización de símbolos. El símbolo guarda mayor distancia con lo que designa la señal.

SIGNOS

Los signos son significantes arbitrarios, que no guardan relación directa con el significado. Ejemplos son los signos matemáticos, como “+” o “v “, o las palabras del lenguaje, que son signos arbitrarios (con la excepción de las onomatopeyas). La distancia entre significante y significado es máxima.

Las diferentes manifestaciones de la función semiótica

En los últimos estadios del período sensorio-motor, y sobre todo en el sexto, se van haciendo cada vez más claras las manifestaciones de la capacidad de representación que va adquiriendo el niño. Progresivamente va siendo más capaz de utilizar significantes que están en lugar de los significados, símbolos motores, reconocimiento de representaciones gráficas, utilización de símbolos en el juego o mediante la imitación en ausencia del modelo. Y también la aparición de las primeras palabras que, como veremos en el capítulo próximo sobre el lenguaje, tienen todavía un carácter muy distinto del que tendrán posteriormente, y aparecen, más que designando objetos, como un elemento más del conjunto de la situación.
A lo largo del período sensorio-motor el niño va mejorando su capacidad de imitación de los modelos que percibe. Pero se trata siempre de una imitación en presencia del modelo, en tanto que al final del período sensorio-motor empieza a manifestarse una imitación en ausencia del modelo, una imitación diferida que puede producirse mucho tiempo después de haber visto el modelo, horas o días después. Piaget cita el ejemplo de la niña que ha visto a otro niño tomar una rabieta chillando y golpeando y, varias horas después de su partida. Imita la escena al mismo tiempo que se ríe. Este tipo de imitación supone ya un tipo de representación interna puesto que el significante no puede considerarse como una parte del significado al estar separado de él por una distancia temporal.
Otra manifestación de la capacidad representativa naciente es el juego simbólico. Como veremos en el capítulo 13, en el período sensorio-motor hay un juego de ejercicio o juego motor, pero lo que aparece ahora es nuevo y muy ligado a la imitación diferida. El niño empieza a utilizar la nueva capacidad representativa de forma lúdica y a servirse de elementos que forman parte de situaciones, pero separadas de éstas y por el placer que le produce la propia acción, es decir, claramente de una manera lúdica. Por ejemplo, el niño toma su almohada, se recuesta en ella en medio de la habitación y hace como que está durmiendo. Hay aquí una imitación de la situación de dormir, pero también hay un juego simbólico pues el niño está haciendo como si durmiera con expresión de evidente placer. El juego simbólico va a ser una actividad de enorme importancia y que va a ocupar mucho tiempo en la conducta del niño entre los dos y los seis años aproximadamente.
Las imágenes mentales constituyen también una nueva forma de representación que no parece existir con anterioridad. Las imágenes son algo interno que nos queda cuando no tenemos delante la situación, y que podemos evocar, pero son algo más que las huellas que deja la percepción e implican todo el conocimiento que el sujeto tiene acerca de la situación. Piaget considera la imagen mental como una imitación interiorizada y, por tanto, diferida.
El dibujo es también mucho más que una simple copia de la realidad y supone, igualmente, una forma de utilización de una imagen interna. El dibujo es una producción material del niño muy ligada a la imitación, y también al juego, ya que los niños encuentran un gran placer en su realización.

CUADRO 11.3 Manifestaciones de la función semiótica, según Piaget


Hacia el año y medio de vida se empieza a desarrollar la capacidad de utilización de significantes diferenciados de los significados, es decir, símbolos y signos. Las siguientes manifestaciones testimonian la aparición de esta nueva capacidad.

IMITACIÓN DIFERIDA

El niño imita no sólo en presencia de un modelo sino también cosas que ha presenciado anteriormente, lo cual pone de manifiesto la existencia de modelos internos de lo que está imitando.

JUEGO SIMBÓLICO

A partir de ahora el juego no sólo consiste en ejercitar capacidades o acciones del sujeto sino en producir situaciones de una manera simbólica, dando un significado a elementos de la situación y utilizando símbolos dentro de ella.

IMÁGENES MENTALES

Aparecen manifestaciones claras de imágenes mentales, representaciones de la situación que son algo más que las huellas que deja la percepción y que incluyen otros elementos que el sujeto tiene de la situación o el objeto.

DIBUJO

El dibujo es más que una copia de la realidad y supone la utilización de una imagen interna, de tal manera que el niño reproduce más lo que sabe del objeto que lo que ve.

LENGUAJE

Consiste en la utilización de signos que sirven para designar objetos o situaciones.


Por último, el lenguaje vinculado igualmente con la imitación en su aprendizaje, y ligado como las otras manifestaciones de la función semiótica al conjunto del desarrollo cognitivo, constituye la forma de representación más original, extensa e importante que los hombres van a utilizar.

Los dos sentidos de la representación

En realidad el término “representación” se utiliza en psicología al menos en dos sentidos diferentes, lo cual puede conducir a confusiones indeseables (Deregowaki, 1977; Mandler, 1983), que es conveniente evitar. Por una parte está este uso que hace Piaget (1946), dentro de su teoría, para referirse a esa capacidad nueva que permite utilizar significantes diferenciados de los significados. Pero, como acabamos de señalar, no todos los significantes están diferenciados de los significados, y los índices y señales forman parte o están indisolublemente ligados al significado. El estudio de esa capacidad de representar y de los vehículos por medio de los cuales se llevan a cabo constituye ese primer sentido de representación.
Pero también se habla de representación para referirse a los modelos, o “representaciones” de la realidad que los sujetos construyen. En este segundo sentido la representación se ocupa de la codificación del conocimiento y de las formas en que se organiza dentro del sistema cognitivo del sujeto (Mandler, 1983). Este segundo sentido es más amplio que el primero, y en cierto modo lo presupone, pues esas representaciones tienen que realizarse por medio de distintos tipos de significantes.
Los psicólogos cognitivos suelen usar representación en este sentido y suelen sostener que existe representación desde el momento del nacimiento. SE origina en la huella de la percepción. Por ejemplo, Mounoud y Vinter (19819) señalan que es completamente necesario hablar de representación en el período sensorio-motor y que existen cuatro tipos de códigos, que corresponden a cuatro niveles sucesivos de construcción: 1. Un código “sensorial” que aparecería en el nacimiento; 2. un código “perceptivo” que se alcanzaría hacia los dieciocho meses, es decir, al término del período sensorio-motor; 3. un código “conceptual” que daría lugar a 4. un código “semiótico” hacia los nuevo o diez años. Esto supone que desde el nacimiento existe representación.
Muchos otros psicólogos comparten la idea de que existe representación desde los primeros meses de vida e incluyen bajo ese rótulo todo el estudio de las formas en que se representa el conocimiento, lo que comprende, entonces, muchos aspectos del funcionamiento intelectual, como la categorización de la realidad, la representación del espacio o de los acontecimientos, como hace Mandler (1983).
Planteadas así las cosas, preguntarse en qué momento aparece la representación se convierte en una cuestión de definición, aunque tenga también implicaciones teóricas. Piaget admite durante el período sensorio-motor la existencia de una capacidad de interpretación de índices y señales, que otros llaman representación, pero él no utiliza ese término hasta que no se establece la diferenciación entre significantes y significados. Entendida la representación como codificación del conocimiento, es decir, en el segundo sentido, parece innegable que existen representaciones en la etapa sensorio-motora, ya que existen conocimientos e incluso modelos incipientes de la realidad que hacen posible actuar sobre ella. El niño que reconoce un sonajero, ya sea por el tacto o por el sonido que produce, cosa que consigue por medio de la aplicación de sus esquemas al objeto, tiene alguna representación de ese sonajero, pero esa representación sólo parece producirse en presencia del objeto y no permite una evocación en su ausencia. En cambio para Piaget sería necesaria la posibilidad de referirse a él sin que esté presente para que pueda hablarse de representación.
Los dos sentidos de representación parecen necesarios. En otros capítulos nos referiremos a las representaciones que los sujetos construyen de la realidad. Pero ahora nos estamos ocupando de los vehículos mediante los cuales la representación se produce, es decir, de las manifestaciones de la función semiótica.

LA IMITACIÓN

La imitación es la capacidad de reproducir mediante acciones del propio sujeto otras acciones que tienen lugar a su alrededor debidas a la actividad de personas o de objetos. Se puede imitar los gestos que realiza delante de nosotros una persona, o incluso un acontecimiento fortuito como la caída de un objeto, o describir con gestos la forma o el uso de un objeto. Para Piaget la imitación está muy relacionada con el desarrollo de la inteligencia y el sujeto sólo podría imitar acciones o movimientos que ya posee parcialmente. No basta que un niño vea a un adulto escribir para que pueda imitar sus movimientos sino que primero necesita adquirir una capacidad motora que sólo conseguirá lentamente. Podríamos decir que la imitación nos permite aprender de los otros mediante pequeños pasos, pero sin dar grandes saltos[1].
Según Piaget (1946), las primeras imitaciones son una especie de contagio y ya desde los primeros días los recién nacidos que escuchan a otro recién nacido llorar pueden ponerse a hacerlo ellos mismos. En las mismas etapas el niño es capaz de empezar a realizar acciones de las que ya dispone cuando las observa en otros. Esas acciones de los otros sólo tienen entonces un efecto desencadenante de conductas que el sujeto ya realiza. Sólo a partir del cuarto estadio del período sensorio-motor es cuando el niño empieza a ser capaz de imitar modelos nuevos para él, y también es a partir de ese momento cuando consigue realizar imitaciones con partes no visibles del propio cuerpo, como imitaciones de movimientos de la boca, los ojos, etc. La dificultad para realizar esas imitaciones con partes no visibles del cuerpo, en particular para partes de la cara, se debe a que el niño conoce visualmente la cara de otras personas pero la suya sólo la conoce de forma táctil y tienen que realizar la traducción de un sistema al otro.
Según Piaget la capacidad de imitación depende entonces del nivel del desarrollo intelectual del niño, es decir, de las conductas que ya posee, pero también de lo interesante y agradable que sea el modelo y por ello se imitaría más modelos con los que el sujeto se encuentra vinculado. Para Piaget la imitación es una prefiguración de la representación y constituya una especie de representación en actos materiales pero no en pensamiento (Piaget e Inhelder, 1966a) Por ello la imitación es lo que hace posible el paso de la actividad sensorio-motora a la representación (Piaget e Inhelder, 1966b).
La imitación se diferencia de otros aspectos de la actividad mental y mientras que la inteligencia constituye un equilibrio entre la asimilación y la acomodación, en la imitación hay un predominio de la acomodación, es decir, de la modificación del sujeto en función del modelo. El sujeto trata de hacerse como el modelo, busca acomodarse a él, sin que exista en cambio una asimilación o incorporación de éste. Esto va a diferenciar la imitación del juego en el que, como veremos más adelante, se da precisamente un predominio de la asimilación con una acomodación escasa.
Piaget (1946) ha descrito cuidadosamente los progresos de la imitación durante la etapa sensorio-motora, pero sin embargo investigaciones realizadas a partir de los años setenta han puesto claramente de manifiesto una imitación mucho más temprana que contradiría la evolución propuesta por Piaget. Se ha señalado que los niños de pocos días, y hasta recién nacidos, son capaces de realizar ciertas imitaciones incluso con partes no visibles del propio cuerpo como sacar la lengua, abrir la boca o también realizar movimientos con la mano, todo ello imitando a un modelo adulto. Parece ser que estos fenómenos habían sido ya puestos de manifiesto por Guernsey en 1928 (Vinter, 1987), mostrando que un bebé de dos meses podía reproducir movimientos con la lengua y abrir y cerrar la boca; esas imitaciones desaparecerían entre los dos y los seis meses.
A partir de los trabajos de Maratos (1973) y de Meltzoff y Moore (1977), 1983) se ha realizado una gran cantidad de investigaciones sobre este problema (a las que ya aludíamos en el capítulo 5). Aunque se han suscitado muchas dudas sobre la realidad de esas imitaciones y se han hecho críticas metodológicas a los experimentos, parece que hoy está bien establecido que los niños de pocos días realizan imitaciones con movimientos de la boca y de la lengua pero que ese tipo de imitación de imitación desaparece al cabo de un cierto tiempo. La evolución de esta capacidad sería entonces semejante a otras, como el reflejo de marcha o de natación, por ejemplo, que también desaparecen al cabo de cierto tiempo para poder volver a realizarse posteriormente en un plano voluntario. Podría decirse por lo tanto que este tipo de imitación precoz tiene unas características distintas de la imitación posterior y todavía no se ha conseguido explicar claramente cómo se produce.
En todo caso, hacia el final del período sensorio-motor empieza a producirse un tipo de imitación que difiere de las anteriores. Hasta ahora para que el sujeto imitara era preciso que estuviera en presencia del modelo pero llega un momento en que el niño empieza a imitar acciones que ya no está presente y que ha percibido hace tiempo. La representación en acto deja de ser una copia directa, se separa de su contexto y por tanto se convierte en un significante diferenciado del significado. Esa imitación diferida supone entonces la existencia de un modelo mental interno puesto que el sujeto ya no tiene presente el modelo real que percibió anteriormente. A partir de aquí la imitación se independiza del modelo limitado y se va haciendo más compleja, ligada a los progresos en el desarrollo intelectual. El juego simbólico y la imitación permanecen ligados estrechamente y siguen coexistiendo en actividades que realizan los adultos, como las representaciones mímicas teatrales.

LAS IMÁGENES

Las imágenes mentales constituyen una forma de representación interna que no tiene un correlato exterior. Todos tenemos la experiencia de utilizar imágenes mentales, que constituyen un elemento importante para el recuerdo, pero también una guía para la acción: la cara de una persona conocida, un paisaje con el que estamos familiarizados, o nuestro dormitorio, los podemos representar aunque no los estemos percibiendo. De todo ello tenemos imágenes visuales, pero también las hay auditivas, y así evocamos la voz de una persona, una melodía, o los ruidos del viento cuando silba entre los árboles. Igualmente podemos representarnos el sabor ácido de un limón, o el olor de la tierra mojada después de la lluvia, mediante imágenes gustativas u olfativas respectivamente. Las imágenes sirven de guía para realizar muchas actividades, como buscar un libro en nuestra biblioteca cuyo aspecto conocemos, pero también nos permiten anticipar el resultado de nuestras acciones y representamos el aspecto que tendría el salón de nuestra casa si cambiáramos los muebles de sitio. Los imaginamos en distintas disposiciones y anticipamos cómo quedarán antes de que nos decidamos a hacer los cambios materialmente “Vemos” cómo se distribuiría el espacio y si nos cabría un mueble en un lugar determinado.
Pero las imágenes constituyen uno de los aspectos más elusivos y escurridizos de la representación, quizá su manifestación más difícil de estudiar, porque no podemos llegar a ellos directamente. La imitación y el juego los podemos observar realizándose, la mayor parte de la manifestaciones del lenguaje se muestran también al exterior y se puede registrar, etc., y el dibujo queda plasmado en su realización material. Es cierto que todas estas formas de representación tienen muchos aspectos que son difíciles de estudiar pero muchas de sus manifestaciones son patentes. En cambio de las imágenes sólo se nos muestran algunas manifestaciones indirectas, mientras que la mayor parte del fenómeno permanece oculto. Sólo podemos poner de manifiesto su existencia a través de efectos de tipo indirecto, mediante dibujos o mediante la facilitación o dificultades de ciertas actividades mentales.
A lo largo de la historia se ha atribuido a las imágenes importancia cambiante. Según Kosslyn (1985, p. 196) Aristóteles afirmó que “el pensamiento es imposible sin las imágenes”. Para los filósofos empiristas, el origen del conocimiento se encuentra en la percepción y ésta da lugar a imágenes, que es lo que ellos denominaban ideas. Para Locke, el pensamiento sería una secuencia de imágenes, pero esto plantea dificultades, y que las imágenes no son abstractas, sino que son concretas, representan objetos determinados y no clases de objetos. No tenemos imágenes del triángulo, sino sólo de triángulos determinados, y ésta es una dificultad que ya había puesto de manifiesto Kant (1781). Por el contrario el pensamiento trabaja con conceptos, que son abstractos. Y no se refiera a objetos concretos.
Para los primeros psicólogos, como Wundt, Las imágenes fueron también importantes, pero hacia finales del siglo pasado y comienzos de éste se empezó a poner de manifiesto la existencia de un pensamiento independiente de las imágenes y también del lenguaje. Kosslyn 81985) recuerda uno de los primeros experimentos que puso de manifiesto la existencia de un pensamiento sin imágenes: levantamos un lápiz y lo bajamos, a continuación levantamos un libro. ¿Cuál es más pesado? ¿Cómo lo sabemos? Utilizando el método de la introspección, los sujetos afirman que tienen imágenes de los pesos pero no del proceso de decisión sobre cuál es más pesado. La solución a la pregunta surge en la mente sin que haya imágenes de ella.
Durante algunos años, las imágenes se estudiaron profusamente y por ejemplo se prestó atención a un tipo particular de imágenes que tienen algunos sujetos y que son especialmente precisas e intensas, las llamadas “imágenes eidéticas”. Pero la llegada del conductismo constituyó un freno para las investigaciones sobre las imágenes. Para Watson, creador del conductismo, hay que estudiar la conducta y no la conciencia, y la naturaleza inaprensible y escurridiza de las imágenes las convertía en candidatas modelo para ser eliminadas del campo de estudio de la psicología. Las imágenes dejaron de ser objeto de estudio de los psicólogos, excepto por parte de algunos disidentes. Pero los cambios recientes que se produjeron en la psicología a partir de los años cincuenta (a los que nos hemos referido en el capítulo 3) volvieron a desempolvar el interés por las imágenes, y a partir de los años setenta se han convertido en un objeto de investigación activa. Vamos a recordar algunos datos acerca de las imágenes mentales, siguiendo a Losslyn (1985).
Sin duda las imágenes no son la única forma de representación interna del conocimiento. Durante años se ha producido una polémica entre los partidarios de una codificación del conocimiento en forma de imágenes o mediante proposiciones. Las imágenes son analógicas, es decir, guardan un estrecho parecido con lo que representan, mientras que la representación proposicional es abstracta. Algunos autores han defendido esa codificación proporcional del conocimiento, como Pylyshyn (1975), mientras que otos, como Kosslyn (1980), han defendido la importancia de las imágenes, de tal manera que su valor y realidad parecen innegables. (Véase un análisis de las disputas sobre la forma de representación del conocimiento en Rivière, 1986).
Un problema principal es entender en qué consisten las imágenes mentales. Teniendo en cuenta que las imágenes se han considerado como una prolongación de la percepción, una línea de investigación ha ido encaminada a estudiar la relación entre las imágenes mentales y la percepción, mientras que otra se ha centrado sobre la estructura de las propias imágenes.
La experiencia que realizó Perky en 1910 (citada en Kosslyn, 1985, p. 200) sobre la interferencia entre las imágenes y la percepción visual es interesante. Solicitó que los sujetos se imaginaran un plátano como si estuviera viéndose en un espejo que tenían enfrente, pero en realidad no era un espejo, sino un cristal sobre el que se proyectaba una imagen de un plátano cuya intensidad se podía aumentar. Los sujetos nunca reconocieron que vieran una imagen proyectada, sino que creían estar viendo su imagen mental. Naturalmente, este experimento no muestra que las imágenes mentales dificulten la percepción visual sino que posiblemente se trata tan sólo de que se distrae a los sujetos como se podría hacer por otros métodos. Estudios más recientes en la misma línea han puesto de manifiesto que las imágenes se confunden con percepciones de la misma modalidad (visual, auditiva, etc.) mientras que no interfieren con otras modalidades, y así las imágenes visuales interfieren con la percepción visual pero no con la auditiva.
Un ejemplo, tomado de la patología, resulta también muy interesante. Besiach y Luzzatti (1979) estudiaron sujetos que han sufrido un daño cerebral en la región parietal del hemisferio derecho y que desarrollan una “negligencia visual” en el lado izquierdo. Estas personas, por ejemplo, leen solamente la parte derecha de las palabras. Estos autores solicitaron a una paciente que imaginara que se encontraba en una plaza que conocía bien antes de experimentar la lesión. Se le solicita que describiera lo que “veía” en la imagen y mencionó únicamente las cosas que estaban a la derecha. Se le pidió que cambiara mentalmente de posición y que se situara en el extremo opuesto de la plaza y describió las cosas que estaban en la perspectiva izquierda anterior. Esto indica que el daño cerebral afectaba lo mismo a la percepción que a las imágenes, pero pone también de manifiesto una cosa interesante y es que la imagen no es una huella de la percepción, sino que es como la propia percepción. Si se tratara únicamente de una huella esos sujetos hubieran debido verlo todo puesto que lo conocían anteriormente, en cambio se comportaban como si lo estuvieran percibiendo en ese momento. Podría parecer, pues, como que existe un modelo mental completo que se explora en el momento en el que se realiza la exploración de la imagen.
Un segundo método de estudio consiste en examinar si percepciones e imágenes producen los mismos efectos, y resulta muy interesante la experiencia realizada por Natadze (1960) sobre la ilusión del “contraste de pesos”. Si nosotros le pedimos a una persona que tome un objeto pesado con la mano derecha y un objeto ligero con la mano izquierda y, a continuación, colocamos en ambas manos dos objetos iguales, del mismo peso, el que está en la mano derecha que tenía antes un peso grande será considerado como ligero y el que se toma con la mano izquierda será considerado como pesado. Pues bien, Natadze hizo este mismo experimento pero pidiendo a los sujetos que imaginaran que levantaban las bolas pesada y ligera y, a continuación, les dio dos bolas reales que pesaban lo mismo. Los sujetos contestaron de la misma manera que en la ilusión perceptiva aunque no habían realizado la primera parte de la experiencia más que mentalmente,

La naturaleza de la imagen

Aunque las imágenes pueden recordar a los dibujos, en realidad tienen también una naturaleza tridimensional. Roger Shepard, en un conocido experimento junto a Metzler (Metzler y Shepard, 1974, Shepard y Cooper, 1872), pidió a varios sujetos que decidieran si dos objetos que se representaban en un dibujo, pero que se referían a figuras tridimensionales (como las que se muestran en la figura 11.4), eran idénticos o no. Los objetos, como se ve, están en posiciones diferentes y exigen una rotación mental para poder compararlos. El tiempo que tardaban los sujetos para decidir si dos figuras eran iguales o no dependía de la disparidad de la orientación en el dibujo, y resulta más largo cuanto mayor era la rotación mental que había que realizar. Parecería que los sujetos manipulaban mentalmente los objetos en el espacio tridimensional. Da la impresión de que las imágenes se manipulan, entonces, como si fueran objetos tridimensionales o como si correspondieran a esos objetos.
Otras investigaciones han mostrado que en las imágenes se conserva la información tridimensional, aunque se ve desde un punto de vista particular y cuando se va rotando una imagen se va rellenando la parte oculta o trasera de la imagen a medida que se va “haciendo visible”.
Kosslyn (1980 y 1983) propone experiencias para ver si con las imágenes se podían realizar operaciones semejantes a las que se llevan a cabo sobre un material concreto en la realidad y planteo el problema de medir distancias sobre una imagen. Para ello se les suministraba a los sujetos un dibujo de una isla en el que había distintos objetos, como un árbol, una cabaña, etc., que estaban situados a distintas distancias. Se enseñó a los sujetos q que dibujaran el mapa y se ocultó el dibujo. A continuación se les pidió que midieran la distancia entre dos de los elementos del mapa y resultó que cuando las distancias eran mayores, el tiempo empleado en la operación era también mayor y que los sujetos se comportaban como si estuvieran realmente midiendo.
Otras investigaciones han puesto de manifiesto que las imágenes comparten, también, muchas características con los objetos que representan. Cuando se pide a los sujetos que busquen una propiedad, por ejemplo, de un animal en una imagen pequeña (forma a partir de una figura pequeña que previamente habían examinado), les resulta mucho más difícil que cuando lo tienen que hacer en una imagen formada a partir de una figura grande, como si la imagen formada a partir del dibujo pequeño fuera más borrosa. Las imágenes actúan de manera muy distinta a la información verbal, y hay muchos datos que parecen apoyar la idea de que la manipulación de las imágenes se parece más al examen directo de los objetos que al del lenguaje.
A partir de éstos y otros muchos datos parece claro que las imágenes no son residuos que deja la percepción, sino que parecen analizarse como una percepción real, y se exploran como si se tuviera delante un objeto.
Hay diferencias notables entre unas personas y otras en cuanto al manejo de las imágenes, pero los trabajos recientes han puesto de manifiesto que la formación de imágenes no es una capacidad única, sino que puede dividirse en varias, y que la capacidad para rotar imágenes, para examinarlas, para captar diferentes partes de una imagen al mismo tiempo, pueden ser relativamente independientes, y una persona puede ser buena en uno de sus aspectos y mala en otro. Los estudios introspectivos antiguos sobre la creación científica habían puesto de manifiesto que hay individuos que son más imaginativos que otros y que se sirven más de las imágenes, mientras que otros utilizan otras formas de codificación diferente y que no tienen conscientemente imágenes. En todo caso parece que las imágenes constituyen una forma de representación sui generis, muy relacionada con otros aspectos de la capacidad de representación, pero que tiene unas características propias y específicas que no son reductibles a las demás formas representativas.
En una época se estudiaron mucho lo que se llaman las imágenes eidéticas que tienen algunos sujetos. Estos describen imágenes tan claras y tan intensas como si fueran dibujos o escenas reales, pueden examinar detalles y las exploran como si las estuvieran viendo realmente (Denis, 1979). El porcentaje de sujetos que tienen capacidades eidéticas es pequeño y son mucho más frecuente en los niños que en los adultos. Estudios sobre otras culturas han puesto de manifiesto que entre sujetos de culturas africanas no alfabetizadas se encuentra un porcentaje relativamente alto de sujetos con esta capacidad, que también se manifiesta en individuos con lesiones cerebrales, por lo que parecería una forma de conocimiento “primitivo”, que va siendo sustituido por modalidades cognitivas más abstractas (Denis, 1979, p. 39). Pero de acuerdo con lo que hemos estado diciendo anteriormente parece que en las imágenes eidéticas se dan fenómenos parecidos a los que se observan en las imágenes normales, aunque más acentuados.

El desarrollo de las imágenes

Piaget e Inhelder (1966ª) han estudiado detenidamente el desarrollo de las imágenes en relación con las operaciones de la inteligencia. Se oponen vivamente a la idea de que las imágenes derivan de la percepción y sostienen que la imagen es el resultado de la actividad del sujeto. Para ellos las imágenes mentales provienen de la imitación y constituyen una imitación interiorizada. Señalan que hay varias razones para dudar de la procedencia directa de las imágenes a partir de la percepción. Desde el punto de vista neurológico la evocación interna de un movimiento desencadena las mismas ondas eléctricas, tanto en el cerebro como musculares, que la ejecución del movimiento por lo que podría considerarse como un bosquejo de ese movimiento. Una segunda razón se basa en que si las imágenes provinieran de la percepción deberían existir desde el nacimiento y sin embargo no se manifiestan hasta mucho más adelante. Las imágenes derivarían, entonces, de la imitación y del conjunto de la actividad del sujeto, y del conocimiento de que tiene sobre el objeto o situación. Por ello, contienen más material que el que dejaría la simple percepción. Cuando se le pide al sujeto que, con los ojos cerrados, evoque una mesa redonda se observan bosquejos de movimientos circulares del ojo. Así pues, las imágenes hacen intervenir no sólo la percepción, sino también la motricidad.
Los estudios sobre el desarrollo de las imágenes en los niños han mostrado que éstas se encuentran muy ligadas al nivel de desarrollo intelectual del niño, de tal forma que podría decirse que el niño forma imágenes de las cosas o de las situaciones según las entiende, más que según como se desarrollan delante de él. Las investigaciones de Piaget e Inhelder ponen de manifiesto las dificultades que tienen los sujetos para producir imágenes adecuadas hasta un período bastante tardío.

CUADRO 11.6  Tipos de imágenes visuales

                                                                                                          copia inmediata RSC
                                                                              estáticas RS
                                                                                                                                             copia diferida RSD

                                                                                                                                             copia inmediata RSC
                               Reproductivas R                  cinéticas RK                        
                                                                                                                                             copia diferida RKD

                                                                                                                                             Imaginación del resultado RTP
                                                                              de transformación RT
Imágenes                                                                                                                           imaginación de las etapas sucesivas RTM
                                                                                                                            
                                                                              cinéticas AK

                               Anticipadores A                                                                                 Imaginación del resultado ATP
                                                                              de transformación AT
                                                                                                                                             Imaginación de las etapas sucesivas ATM
                                      
R: evocación de objetos o sucesos ya conocidos.
A: representación de un suceso no percibido anteriormente
RS: evocación de un objeto inmóvil
RK y AK: evocación de objeto móvil.
C: copia inmediata
D: copia diferida
P: producto o resultado
M: modificación o etapas sucesivas             
Basado en Bator, 1969. p. 300
Las imágenes se pueden clasificar en reproductoras, cuando se trata simplemente de representarse algo que se ha percibido anteriormente, como la cara de una persona conocida, o un objeto familiar, que ya no está presente. Pero, como decíamos más arriba, podemos también imaginar la disposición que tendría nuestro salón cuando disponemos mentalmente los muebles de otra manera, y en este caso se trata de imágenes anticipadoras. Otro ejemplo sería imaginar la transformación de la forma de una figura geométrica, por ejemplo de un cuadrado, cuando lo doblamos por la mitad. Algunas de esas imágenes resultan complicadas de formar. Imaginemos que doblamos una hoja de papel por la mitad a lo largo de su dimensión mayor, la volvemos a doblar de nuevo por la mitad y volvemos a hacerlo por tercera vez. Luego cortamos una esquina del rectángulo resultante (por ejemplo, la que no está en ninguno de los bordes de la hoja original). ¿Cómo quedarán los cortes cuando despleguemos la hoja? Podemos representarnos mentalmente los distintos dobleces, el corte y luego desplegar la hoja, también mentalmente. El resultado es el de la figura 11.5.
Las imágenes reproductoras pueden ser de configuraciones estáticas, cuando imaginamos simplemente el objeto de que se trate; de movimientos o cambios de posición, cuando imaginamos un movimiento que hemos visto anteriormente, de transformaciones, como imaginamos, por ejemplo, un cambio de forma que ya conocemos. Las imágenes anticipadoras, por su parte, pueden ser igualmente de movimientos (o cinéticas) o de transformaciones, cuando lo que imaginamos no lo hemos percibido anteriormente. Se comprende que no puede hablarse de imágenes de anticipación de algo estático puesto que ya ha tenido que verse anteriormente, o de lo contrario se trataría de una transformación o un movimiento.
Los resultados de numerosos estudios muestran que hasta los siete años las imágenes de los niños son fundamentalmente estáticas y que tienen grandes dificultades tanto para reproducir como para anticipar movimientos o transformaciones. Esto parece indicar que los sujetos no son capaces de formar imágenes adecuadas hasta que no comprenden los movimientos o transformaciones que se realizan, aunque las hayan visto.
Un ejemplo muy simple consiste en imaginar cómo quedarán dos cuadrados colocados uno sobre el otro cuando el de arriba se desplaza hacia la derecha. Se trata de dos cuadrados de cartón de 5 cm. de lado, en figura 11.7 representados por el dibujo A. Se le pide al niño que anticipe cómo quedarán los cuadrados cuando el de arriba se desplaza ligeramente de izquierda a derecha, es decir, como aparece en el dibujo H, pidiéndoles que lo dibuje él mismo. Luego se le pide que elija entre los restantes dibujos cuál es el que corresponde al resultado del desplazamiento. Los niños de cuatro años dibujan o eligen sobre todo dibujos de los tipos A, D, y sólo hacia los siete años los sujetos logran producir o reconocer cuál es el dibujo correcto. Muchos sujetos de cinco y seis años se inclinan por dibujos de los tipos E, F o G, en los que uno de los cuadrados se ha agrandado o encogido. No hay diferencias notables entre el dibujo realizado por el niño y la elección de un dibujo ya hecho. Así pues, una situación tan simple como ésta presenta notables dificultades para los niños más pequeños.

FIGURA 11.7. Imagen del desplazamiento de un cuadrado sobre otro. Dos cuadrados de cartón están situados uno encima de otro, como en A, y el sujeto tiene que imaginar cómo quedarían tras un ligero desplazamiento del de arriba, como en H, De B a G se muestran otras propuestas que proporcionan los niños (tomada de piaget e Inhelder, 1966ª, p. 67)..

Algo semejante se puede observar cuando se le pide a los niños que imaginen cuál sería el resultado de estirar un alambra con forma de arco hasta dejarlo recto. Utilizando una técnica semejante a la del experimento de los cuadrados, consistente en dibujar el resultado, en elegir entre varios dibujos o en reproducirlo mediante movimientos, indicando con los dedos los extremos de la recta, se encuentran resultados como los que aparecen en los dibujos de la figura 11.8, en donde el dibujo H representa la solución correcta. Los niños devalúan fuertemente el resultado, incluso a los siete-ocho años y tienen poca capacidad para representarse los estados intermedios. En todos los dibujos A – D no hay ninguna prolongación del arco e incluso la solución A supone una reducción de la longitud final. Algunas de las soluciones suponen imágenes con ángulos (como las C ó F).

FIGURA 11.8.  La imagen de transformación de un arco en recta. El sujeto tiene que imaginar el resultado de transformar un arco de alambre en una recta, como se muestra en H. Los restantes dibujos reproducen respuestas de los niños. En los de la línea I no hay ninguna anticipación de que los extremos de la recta sobrepasarán los del arco, e incluso en A hay una reducción (tomada de Piaget e Inhelder, 1966b, p. 203.

Resultados equivalentes se obtienen en otras experiencias, como imaginar las posiciones de un lápiz situado verticalmente sobre una mesa que se deja caer hasta que quede horizontal sobre la mesa, incluso cuando se reproduce al principio el movimiento para que el niño lo vea.
Éstas y otras experiencias ponen entonces de manifiesto que para reproducir imágenes correctas el sujeto necesita ser capaz de comprender esas transformaciones de un modo adecuado, de tal manera que no son las imágenes las que posibilitarían la comprensión, sino que más bien son el resultado de ésta. Por ello la comprensión de transformaciones y movimientos no se produce hasta que los sujetos han llegado a la etapa de las operaciones concretas (véase capítulo 14).

Los aspectos figurativos y operativos de las funciones cognitivas

Para Piaget e Inhelder la producción de las imágenes supone una anticipación o una reconstrucción, aunque el sujeto haya visto ya el resultado. Las imágenes de movimientos o de transformaciones son como instantáneas de un proceso continuo que no puede reducirse a las imágenes. Critican la idea del filósofo francés Bergson, que concebía la inteligencia como el proceso de reconstruir un proceso continuo mediante elementos discontinuos como las imágenes, semejante a lo que se produce en la proyección de una película de cine. –siguiendo con el símil, Piaget señala que precisamente Bergson olvida el motor que produce el movimiento de la película y que sería precisamente el dinamismo operatorio (Piaget e Inhelder, 1966b, p. 3).
Por ello Piaget sostiene que el conocimiento presenta dos aspectos. Por una parte estaría el conocimiento que aparece como una copia de la realidad, aunque no constituye más que una aproximación, que reproduce las configuraciones de las cosas, por lo que se le puede llamar conocimiento figurativo. Éste puede presentar tres formas: a. la percepción que nos proporciona una copia del modelo pero que sólo funciona en presencia del objeto, b. la imitación, que ya sea mediante gestos, sonidos o dibujos suministra también una copia que puede producirse tanto en presencia como en ausencia del modelo sirviéndose de una reproducción motriz; y por último, c. las imágenes mentales que proporcionan una copia en ausencia del objeto y por medio de una reproducción interiorizada.
Por otro lado, estarían las funciones cognitivas que no se refieren a las configuraciones de los objetos sino a las transformaciones y a sus resultados, a lo que Piaget llama el conocimiento operativo en sentido amplio, que deriva en acción. A este tipo pertenecen las acciones sensorio-motrices, que son materiales y actuales, las acciones interiorizadas de tipo preoperatorio y, finalmente, las operaciones de la inteligencia, de las que nos ocuparemos más adelante y que constituyen la terminación del conocimiento figurativo. Éste puede servir de apoyo a la comprensión pero no permite captar el proceso, sino todo lo más las etapas y aunque esas etapas puedan multiplicarse, y podamos tener muchas imágenes intermedias de la caída de un objeto o de un cambio de forma, el proceso sólo puede captarse mediante ese conocimiento más abstracto, que es operativo.
Por ello insistimos en que esos dos aspectos están muy directamente conectados y son complementarios, pero las representaciones figurativas no pueden reproducir el proceso de las transformaciones sino sólo los estadios intermedios. Pero además las imágenes mentales permanecen subordinadas a esa comprensión de las transformaciones y no son adecuadas más que cuando esa comprensión se ha producido.

EL DIBUJO INFANTIL

Otra de las formas de a través de las cuales el niño empieza a ser capaz de representar la realidad es el dibujo, mediante el cual puede plasmar en una hoja de papel, o sobre cualquier otro tipo de soporte, sus representaciones. Las relaciones del dibujo con otras formas de representación son muy estrechas y, en un principio, no puede separarse de ellas. En sus comienzos el dibujo surge de la actividad motora, como una prolongación de ella, y lo primeros dibujos se limitan a reproducir movimientos de la mano que dejan una huella: movimientos de zigzag, movimientos circulares, u ondulaciones, que reflejan los movimientos de la mano. Con ello el niño imita movimientos y pronto imitará también los objetos o personas que le rodean, tratando de recoger las características que le resultan más llamativas. El dibujo es una forma de imitación de la realidad y por ello guarda un gran parentesco con la imitación diferida. Veremos que una de las características del dibujo infantil es precisamente su realismo, su intento de reproducir la realidad, de imitarla.
Las relaciones con las imágenes mentales son igualmente muy estrechas, ya que las imágenes mentales son imitaciones interiorizadas, mientras que podríamos decir que el dibujo es una imitación no sólo exteriorizada, sino realizada con elementos distintos del propio sujeto.
Las relaciones con el lenguaje son quizá menos evidentes pero sí que guardan una estrecha conexión con la lengua escrita en un doble sentido. Por una parte, el niño más pequeño prefiere describir la realidad mediante el dibujo mejor que mediante la expresión escrita, que todavía no domina, y en segundo lugar ambos exigen un dominio motor muy parecido y las letras son para el niño pequeño en una gran medida dibujos.
Por todo esto el dibujo debe verse en conexión con las restantes manifestaciones de la función semiótica y su desarrollo sigue en muchos aspectos un curso paralelo. Pero, además, como las restantes actividades psicológicas, el dibujo implica o hace intervenir todos los aspectos y capacidades del individuo. El dibujo tiene un componente motor importantísimo y puede considerarse como una ocasión excelente para el desarrollo del control muscular. Para reproducir la realidad que trata de plasmar en el dibujo, el niño necesita ser capaz de controlar sus movimientos y de adquirir una motricidad fina, que le permita llevar su mano por el camino que quiere, impidiendo que en determinados momentos se le escape el trazo y se malogre el dibujo, mediante la inhibición de los movimientos no deseados. Por ello, mediante el dibujo se puede mejorar notablemente la habilidad motora.
Pero el dibujo también tiene un indudable componente cognitivo que hace que refleje muy bien la comprensión que el niño tiene de la realidad, su representación espacial y cómo concibe las cosas. Igualmente, el aspecto afectivo es muy destacado ya que el niño representa en el dibujo aquello que le interesa, que le preocupa o que desea. Como en el juego simbólico, refleja en él sus intereses y sus conflictos. El dibujo es, pues, una actividad que implica al niño totalmente, su interés por determinadas personas o por las cosas, por los animales, por los movimientos, por los objetos, las relaciones entre las cosas, todo ello aparece en el dibujo. Pero también trata de hacer cosas hermosas y busca que los dibujos sean bellos, por lo que muchas veces se lamenta cuando no consigue realizar su intento, cuando no logra que el dibujo salga como había previsto. Por todo esto se han construido numerosas pruebas, tanto de inteligencia, como de desarrollo afectivo, basadas en el dibujo, y muchos psicólogos clínicos infantiles utilizan el dibujo como vehículo para penetrar en la afectividad del niño.
Pero el niño tiene además una característica que le diferencia de otras actividades infantiles, pues es la única producción material del niño. Probablemente empieza a dibujar imitando a los adultos, después de ver cómo éstos dejan huellas y tratando de hacer como ellos. Conseguir esto constituye una actividad fascinante para el niño y tenemos que entenderlo así: es la posibilidad de dejar una huella, de tener una influencia sobre el medio que le rodea. El niño está muy sometido a las exigencias de los demás y aprecia mucho sus propios logros. Su capacidad de actuar sobre el mundo es reducida y frecuentemente necesita la ayuda de los adultos. Ya en la etapa sensorio-motora descubre cómo puede actuar sobre el mundo produciendo ciertos fenómenos: encendiendo o apagando una luz, desplazando un objeto, lanzándolo, etc. Con el dibujo descubre maravillado su poder. Y pronto va a descubrir además que puede copiar la realidad, que puede hacerla suya.
Para el niño el dibujo constituye, pues, una actividad importante, pero su realización y su desarrollo dependen mucho de las posibilidades que la cultura en que crece le proporciona para llevar a cabo sus dibujos. El dibujo es una representación bidimensional de una realidad que es tridimensional y requiere materiales, que generalmente son papel y lápiz (pero también se puede realizar con una pizarra y tiza, o simplemente con un trozo de yeso y una pared, un palo sobre la tierra o cualquier instrumento con el que se pueda rayar en una superficie). La disponibilidad de esos vehículos materiales constituye un factor determinante para que el niño dibuje y no en todas las culturas los niños pueden tener papel y lápiz. La misma razón puede explicar que los niños realicen muchas menos esculturas que dibujos, posiblemente por falta de instrumentos y de materiales adecuados para ello.
Si nosotros suministráramos al niño otros materiales quizá sus formas de representación material de la realidad serían distintas, y así, por ejemplo, podemos observar en los niños guineanos, y de otros países de África, su producción de juguetes, que reproducen objetos de su entorno, hechos con médula (véase el capítulo 13), cosa que no se produce entre nuestros niños. En cambio los niños guineanos apenas disponen de papel y de instrumentos para dibujar y por ello el dibujo tiene un papel menor.
El interés por el estudio de los dibujos infantiles surgió pronto entre los estudiosos del desarrollo, precisamente por este rasgo de producción material única que tiene y dio lugar a distintas investigaciones. Se examina en los trabajos de Pérez o de Prever, y pronto se le empezaron a dedicar monografías como la de Ricci (18887), o la de Pérez (1888), Sully (1896) le dedica interesantes observaciones y, basándose en los dibujos de personas y animales, establece un sistema de tres estadios: el de los garabatos sin forma, lo que llama el “esquema lunar de la cara humana” y del tratamiento más sofisticado de las figuras humanas y animales (p. 3829. Dentro del espíritu evolucionista de la época, escribe lo siguiente:

Este proceso de la evolución del arte tiene sorprendentes analogía con el de la evolución orgánica. Hay claramente un movimiento de lo vago o indefinida a lo definido, un proceso de especialización gradual. No sólo eso, podemos señalar que comienza con la representación de esos contornos redondeados u ovoides que parecen constituir las formas basales de los organismos animales, y procede, como la evolución orgánica, por medio de una diferenciación gradual de la estructura “homogénea” mediante la adición de partes detalladas u órganos. Esos órganos, a su vez, asumen gradualmente sus formas características. Quizá vale la pena observar aquí que algunos de los primeros dibujos de animales tienen formas que sugieren fuertemente las de los embriones (Sully, 1896, p. 382).

Pero la influencia del evolucionismo llevó también a subrayar la similitud entre los dibujos de hombres primitivos y de ciertas tribus estudiadas por los antropólogos de la época y los dibujos infantiles, algo que resulta muy evidente y sobre lo que han insistido muchos autores.
El estudio del dibujo siguió despertando un gran interés y en los primeros años del siglo aparecieron todavía importantes trabajo como los de Luquet en 1913 y 1927 o los de Rouma (1912), y todos los trabajos de psicología del niño de la época le dedicaban una gran atención. Por ello resulta curioso que el dibujo haya desaparecido prácticamente en los estudios más recientes y que en los manuales actuales sea difícil encontrar un capítulo sobre el dibujo, aunque se hayan seguido produciendo monografías. En los últimos años han aparecido algunos estudios que ponen de manifiesto el interés renovado por el dibujo como los de Goodnow (1977), Butterworth (1977) o Van Sommers (1984). Deben destacarse también los estudios de Cabanellas (1980) y de Estrada (1991) realizados con niños españoles. Una tendencia que se aprecia en estudios recientes es a ocuparse no sólo de los dibujos producidos, sino del proceso de elaboración.
Hay, efectivamente, muchas maneras de estudiar los dibujos, de acuerdo con los temas, con la precisión de los detalles, con la realización técnica, con la perspectiva, etc. Un capítulo muy importante en el estudio del dibujo lo ocupan las representaciones de la figura humana, muy abundantes desde los primeros dibujos. Señalaba Ricci (1887), p. 6), y de él lo toma y lo elabora Sully (1896, p. 335), que el arte del niño invierte el orden natural de la creación, comenzando, en vez de terminando, con el hombre. “Se puede añadir –continúa Rally- que comienzan con la parte más importante de esa corona de la creación, es decir, la cabeza humana. El primer intento del niño para representar un hombre consiste, en la medida en que he podido observarlo, en dibujar una visión frontal de su cabeza” (p. 335).

Las etapas del dibujo

Entre los trabajos de los primeros estudiosos del dibujo destacan los de Luquet, un autor francés que en 1913 publicó una interesante monografía sobre las producciones infantiles, y que en 1927 escribió un libro de síntesis que sigue teniendo todavía un gran valor. En él comenzaba por establecer que el dibujo infantil es fundamentalmente realista y que ésa es su característica esencial. “Ningún concepto define mejor el dibujo infantil en conjunto que el concepto de realismo. Realista, en primer lugar por la naturaleza de sus temas, de los asuntos que trata” (Luquet, 1927, p. 113). Pero lo es también por sus resultados; los niños se interesan sobre todo por las “formas de vida”, más que por las “formas bellas”.
Ahora bien, aunque el dibujo infantil sea realista en su conjunto, va pasando por una serie de fases y el realista debe adjetivarse, pues en cada fase hay un tipo especial de realismo.
La primera fase que distingue Luquet es la del realismo fortuito. Como decíamos más arriba, el dibujo comienza siendo una prolongación de la actividad motora que queda plasmada sobre un soporte. Es una actividad de juego, primero de acción, pero pronto se transforma en simbólico por esa tendencia realista que le lleva a tratar de plasmar la realidad circundante (Estrada, 1991).
Los primeros dibujos de los niños consisten en lo que se ha denominado garabatos, líneas dejadas sobre la hoja que reproducen los movimientos que el niño está explorando, trazos rectos o curvos, que se repiten una y otra vez. La comprensión que tiene el niño de la realidad es muy “sincrética”, reuniéndose  en ella aspectos que en los adultos se hallan bien diferenciados. Sonidos, percepciones visuales, sabores u olores se relacionan muy estrechamente en la percepción infantil de las cosas, como señaló Werner (1948). Y todo ello se plasma en el dibujo. El ruido y el movimiento aparecen reunidos en formas circulares, como las que reproducimos en la figura 11.10. La “lavadora nueva de mamá” y el hombre cortando el césped de Arnheim (1974, p. 197) reflejan esa representación sincrética de la realidad, que Estrada (1991) compara con el logotipo de un fabricante de lavadoras. Para Arnheim (1974) los niños reflejan en sus dibujos no sólo el aspecto visual de sus modelos, sino también el movimiento, el sonido u otras características que les llaman la atención.
Los garabatos son huellas de los gestos que el niño realiza explorando los movimientos y pueden tener muchas formas. Estrada (1991) ha realizado un detallado estudio de los tipos de garabateo, que recogemos en el cuadro 11.11, en el que se incluyen también los porcentajes en los que aparecen en la muestra de niños estudiada por él a los dos y a los tres años de edad. Esos garabatos van a ser los ladrillos con los que el niño va a construir luego sus dibujos figurativos.
Porque pronto empiezan los niños a encontrar semejanza entre sus dibujos y la realidad o incluso tratan de plasmar la realidad en su dibujo aunque no lo logren plenamente por falta de habilidad. Al principio, cuando se le pregunta qué es lo que ha hecho, puede contestar que nada o que es un dibujo. Pero en cuanto nota una analogía entre su dibujo y un objeto real pasa a considerarlo como una representación de él y dice que es un “ratón”, un “paraguas” o un “pájaro”. El parecido es entonces casual o fortuito pero el niño lo toma con entusiasmo y a veces incluso intenta mejorarlo, como la niña que había realizado un garabato que decidió que representaba una jaula y entonces le pone un punto en su interior, diciendo que representa un gorrión, o el niño de tres años y medio que ha interpretado su dibujo como un pájaro y entonces le añade el pico, el ojo y las patas (Luquet, 1927, p. 132).
Así el parecido fortuito con la realidad trata de consolidarse a posterior y el niño que ha hecho una línea curva dice que es un arco y unos días más tarde intenta realizar el mismo dibujo, pero teniendo ya en la mente que quiere dibujar un arco. Se ha pasado de una situación no intencionada a una situación intencionada y esto puede suceder en muy poco tiempo.
La siguiente fase la denomina Luquet realismo frustrado porque el niño comienza intentando dibujar algo preciso pero su intención se estrella con obstáculos que le impiden logar el resultado que pretende. El primero de ellos es su control motor. Quiere hacer un dibujo o una línea hasta un determinado punto pero no es capaz de detener el gesto y la línea se prolonga. El niño intenta realizar un cuadrado y es capaz de explicar con gestos lo que quiere hacer, pero la realización le sale mal. Mientras el niño no controle adecuadamente sus movimientos siempre hay el peligro de que las cosas no salgan como el quiere. Pero además de esto, Luquet señala otro obstáculo para que el niño pueda reproducir lo que ve, y es el carácter limitado y discontinuo de la atención infantil. El niño sólo reproduce algunos detalles del objeto que representa, no porque ignore los otros sino porque no se fija en ellos en ese momento y puede añadirlos si se le señala que faltan. Muchas veces sólo incluye aquellos elementos que le parecen más importantes, elementos que pueden no ser considerados como tales por el adulto. En otros casos aquello que más le interesa se representa mucho más grande, sin guardar las proporciones con otros elementos del dibujo.
Especial atención merecen dentro de esta etapa los cefalópodos o cabezudos, primera representación de la figura humana, que consiste básicamente en una forma circular de la que salen directamente brazos y piernas, sin que el tronco tenga importancia.
Según Luquet, el rasgo más importante de esta etapa es lo que denomina la “incapacidad sintética” que se pone de manifiesto en lo referente a las proporciones, a la disposición de los elementos o la orientación de éstos. Respecto a la disposición de los elementos las cosas que tienen que estar juntas muchas veces aparecen separadas y al revés. El niño dibuja una iglesia pero por un lado le queda el campanario y por otro la nave de la iglesia. En los dibujos de la figura humana los brazos a veces aparecen separados del cuerpo, o el sombrero flotando sobre la cabeza o los dedos a lo largo de todo el brazo. A veces las relaciones se alteran y la boca aparece encima de la nariz o el jinete que va encima de un caballo aparece como si estuviera flotando. El tejado de una casa puede aparecer hacia dentro o los señores que está adentro de una casa pueden estar boca abajo (véase la figura 11.14).

CUADRO 11.12.   Las etapas del dibujo, según  Luquet


El dibujo infantil, según luquet, es siempre realista en la intención, pero el niño no consigue representar lo que ve sino lo que sabe del modelo

REALISMO FORTUITO

El dibujo es todavía una prolongación de la actividad motora, consiste en la realización de barridos del papel o de garabatos, pero el niño descubre el significado del dibujo durante su realización.

REALISMO FRUSTRADO

Todavía no es capaz de organizar en una unidad los elementos del modelo, pero los coloca como puede. En la representación de la figura humana aparecen los “cabezudos”, constituidos por una cabeza de la que salen directamente líneas que representan las extremidades.

REALISMO INTELECTUAL

Representa los rasgos esenciales del objeto sin tener en cuenta la perspectiva, con superposición de varios puntos de vista. Se representan igualmente partes ocultas del modelo.

REALISMO VISUAL

Hacia los ocho o nueve años el niño empieza a representar al modelo tal y como se ve, tratando de ser auténticamente realista

La tercera etapa es la que podemos denominar de realismo intelectual. Según Luquet, una vez superada la incapacidad sintética nada impide ya al dibujo infantil ser completamente realista, pero el realismo del dibujo infantil –añade- no es manera alguna el del adulto. Mientras éste es un realismo de tipo visual, el realismo infantil es de tipo intelectual (Ibíd., p. 147). Esto quiere decir que el dibujo tiene que reproducir todos los detalles del objeto, y sobre todo los que se consideran importantes, con independencia de la posición que tengan. El niño no dibuja lo que ve, sino que dibuja lo que sabe del modelo. Es como se el niño tuviera una imagen interna en la que se reúnen las formas del objeto, pero también las valoraciones o los intereses y todo ello se refleje en el dibujo, sin que éste reproduzca, entonces, la percepción del objeto, sino muchas cosas más. Esta fase del dibujo es la que puede considerarse más representativa en los dibujos infantiles y es la que más llama la atención.
El niño consigue realizar esa representación de lo que sabe de múltiples maneras. Luquet ha señalado muchas de ellas, entre las que vamos a citar algunas.
Uno de los procedimientos consiste en separar detalles que en la realidad se confunde, para mostrarlos en toda su importancia. Por ejemplo, el niño puede pintar los pelos individualizados y separados unos de otros. Luquet sitúa aquí también algunas representaciones que igualmente podrían tomarse como una manifestación de incapacidad sintética, como por ejemplo poner el tren separado de las vías (fig. 11.14).
Otro procedimiento es el que se ha denominado la “transparencia”, que consiste en dibujar aquellas cosas que están ocultas haciendo que lo que las tapa sea transparente, por ejemplo, el pollo dentro de un huevo, las piernas de un caballero a través del caballo, los dedos del pie en el interior del zapato. Muy frecuentes, dentro de esta categoría, son las representaciones de casas en las que se ve el interior. Son numerosísimos los ejemplos que se pueden citar de estas transparencias, como los que se ven en la figura 11.15.
A veces, en vez de la transparencia, se elige otro procedimiento como en la proyección del objeto sobre el suelo, o el “abatimiento”. En general, el abatimiento se aplica en una mezcla de enfoques o de puntos de vista como en el ejemplo del carro (fig. 11.16). Este procedimiento se utiliza mucho para representación de casas en las que la fachada se muestra de frente mientras que el interior de las habitaciones se representa desde arriba.
El cambio de enfoque aparece muy frecuentemente en la representación de los seres vivos. Los pies suelen estar de perfil mientras que el cuerpo está visto de frente pero con la nariz de perfil. Muchas veces incluso los sujetos pueden tener dos narices, una de frente y otra de perfil. En cierto modo podría decirse que en este estudio, más que una falta de síntesis, lo que hay es un exceso, ya que el niño quiere mantener todos los puntos de vista posibles.
Finalmente, la última etapa es la del realismo visual. A partir de los ocho o nueve años, el niño empieza a tratar de representar la realidad tal y como la está viendo, intentando utilizar las reglas de la perspectiva y atenerse al modelo. Va eliminando los procedimientos que utilizaba en la etapa del realismo intelectual, suprimiendo las partes no visibles de los objetos, intentando adoptar enfoques únicos, manteniendo las dimensiones de los objetos, en una palabra, tratando de aproximarse más a la percepción visual. A partir de aquí los dibujos infantiles pierden esa gracia que les caracteriza, e incluso muchos niños dejan de dibujar al considerar que su aproximación al modelo, por su capacidad técnica para realizar el dibujo, no es la adecuada.
Posiblemente varios de los rasgos que hemos venido señalando aparezcan simultáneamente según la dificultad del dibujo que se está realizando. Por eso la evolución del dibujo, como otras muchas, no es lineal sino que se producen avances y retrocesos, debidos en muchos casos a la dificultad de la propia tarea, ante una tarea más difícil el niño recurre a procedimientos que ya había desechado en situaciones más sencillas.
Para terminar este asunto diremos unas palabras sobre las relaciones del dibujo infantil con el arte adulto. Señalábamos más arriba el parentesco del arte del niño con formas de representación primitiva, pero también son patentes las relaciones con el arte contemporáneo, que ha sido abandonando la figuración para buscar otras formas expresivas que tienen muchos puntos de contacto con las producciones infantiles. No es éste el lugar para que nos detengamos en ello, sólo pretendíamos recordarlo. Como señala Estrada (1991), p. 249), a quien remitimos al lector interesado (y también a Arnheim, 1974 y a Kellog, 1969), mientras que la plástica infantil avanza de lo gestual (garabateo) hacia el realismo visual, el arte contemporáneo se dirige desde el realismo visual (iluminismo óptico) hacia el informalismo o arte de acción.
El dibujo tiene un enorme valor pedagógico y para el niño es una forma de representación de la realidad que le resulta mucho más natural que la escritura. Cuando se les dice a los niños que representen algo, lo hacen generalmente por medio de un dibujo, y no mediante una descripción con palabras, aunque ya sepan escribir, porque el dibujo tiene un carácter simbólico que aproxima el significante al significado, mientras que el lenguaje escrito es puramente arbitrario, son signos que no representan los objetos, sino simplemente los sonidos.
El dibujo contribuye mucho al desarrollo del niño, pues, al dibujar, profundiza su conocimiento de la realidad y su capacidad de observación. También le resulta muy útil desde el punto de vista del desarrollo motor, ya que tiene que aprender a controlar sus movimientos y hacerlos cada vez más finos. El dibujo constituye, por ello, un instrumento esencial del trabajo en el aula que puede combinarse, y debe hacerse, con la actividad en las otras áreas de la enseñanza, con el estudio de la naturaleza o la descripción de todo tipo de fenómenos.

La representación y el conocimiento

Los distintos vehículos de la representación que hemos estado analizando en este capítulo, lo que hemos llamado las manifestaciones de la función semiótica, permiten realizar una representación del conocimiento. Pero reproducen, sobre todo, los aspectos aparentes del conocimiento, los aspectos que podemos llamar figurativos. (Dejamos aparte el lenguaje, que constituye una forma de representación mucho más abstracta). Las representaciones figurativas sólo reproducen los aspectos aparentes de la realidad, pero no pueden representar las transformaciones más que como una sucesión de estados y no como un proceso. Éste sólo puede ser captado mediante las operaciones, que derivan de la acción y no sólo de la percepción (véase el capítulo 14).
Esto tiene importantes repercusiones desde el punto de vista del aprendizaje, en la escuela y fuera de ella. Los sujetos no pueden realizar su aprendizaje, sobre todo en las etapas iniciales, ni por medio de imágenes, ni a través sólo del lenguaje. Los niños aprenden por medio de la acción que produce transformaciones en la realidad, y a partir de las resistencias que esta ofrece a las acciones. Se descubren las propiedades de las cosas cuando éstas no se comportan como esperaríamos y entonces tenemos que cambiar nuestras ideas. Al tratar de hacer que flote un objeto que se hunde en el agua, tengo que rendirme a la evidencia y aceptar que no depende de que lo deposite sobe el agua con mayor o menor cuidado, sino de otras relaciones (como las densidades), que tengo que ir descubriendo. Por ello ni el lenguaje, ni las restantes formas de representación, pueden sustituir a la actividad transformadora del sujeto.
Hoy, la televisión y otras formas de comunicación audiovisual tienen una gran importancia, y los niños pasan muchas horas al día (unas cuatro en muchos países) delante de la pantalla. A través de ello reciben mucha información, pero esa información es necesario elaborarla e integrarla con los otros conocimientos, cosa que supone una actividad personal que los medios audiovisuales no promueven. No les basta a los sujetos ver las cosas ni oírlas, sino que deben actuar también. Y las imágenes audiovisuales sólo favorecen los aspectos figurativos, pero no desarrollan los operativos, que son los que permiten entender las transformaciones y actuar sobre ellas.


[1] Esto establece que los límites del a aprendizaje por imitación o aprendizaje observacional propuesto por Bandura y Walters (1961), del que hablábamos en el capítulo 3, y  pone de manifiesto las imitaciones que el desarrollo impone sobre la capacidad de aprendizaje.

1 comentario: